Libro: Retrato de Familia con Fidel de Carlos Franqui

Carlos Franqui fue testigo de excepción de la Revolución Cubana y por su labor estuvo al lado de Fidel Castro y de muchos de los líderes que desde 1953 conspiraron y lucharon para destronar la tiranía de Fulgencio Batista. Lo que muchos no sabían es que la Revolución Cubana, por sus métodos y el fin de muchos de sus líderes, no llevaría a una Cuba a una situación mejor, sino al desastre en que la han despeñado, Fidel y todos los que estuvierona su lado, por acción, inacción u omisión. Los que trataron de cambiar el rumbo del desastre que se avecinaba perecieron ante el grupo de mafiosos que se unieron a Fidel en la cofradía que llevó a Cuba al lugar donde se encuentra ahora. Raúl y los que hoy dirigen la revolución, son los mismos que apoyaron a Fidel en convertir a Cuba en lo que es hoy, por eso no cambiará nada hasta que ellos no desaparezcan de la escena política de la nación. Este libro de Carlos Franqui no aporta nada nuevo, todo lo que narra es lo que ya sabíamos por otras narraciones, cuentos chismes o historias. El valor de este testimonio es permitirnos comprobar que nada de lo que se decía eran mentiras contrarrevolucionarias y sumar nuevos elementos testimoniales a la verdad histórica, nos permite llegar con mayor certeza a la misma conclusión: La Revolución Cubana de Fidel y el socialismo son lo que ya sabemos, la peor traición a la nación y al pueblo cubanos. Como no todos pueden comprar el libro o leerlo ELBALSEROSUICIDA se complace en publicar algunos fragmentos con permiso del fantasma de Carlos Franqui que debe estar revoloteando por alguna parte de estos y aquellos cielos.

 

Retrato de Familia                      Retrato de Familia con Fidel de Carlos Franqui/ editorial Seix Barral

   

              Fragmentos del capítulo

LUNES, LA DISCUSIóN
Edith García Buchaca, que dirigía la cultura, líder comunista, casada con Joaquín Ordoquí, divorciada de Carlos Rafael Rodríguez, me dijo que Fidel quería reunirse con los escritores…

…Si la alfabetización era masiva, la cultura debía llegar a cada uno sin filtros.

Leer. Conocer. Saber. Pensar. Dudar. Criticar. Afirmar. Negar. No y sí.

La Buchaca, su consejo de Cultura, era punta agresiva del sectarismo contra LUNES(1).

Ibamos Guillermo Cabrera y yo a protestar, al consejo de Cultura, ante el silencio cómplice de Alejo Carpentier, que a su regreso, atacado por Bohemia, por su ausencia y neutralidad cuando la tiranía de Batista, defendido por nosostros por su calidad de novelista, viendo los tiempos que corrían, ponía su proa al este: “Chico, chico, el poder es muy peligroso, lo mejor es estar con él desde lejos”. En París, como consejero cultural y no hacer nada. La Buchaca y su Vicentina Antuña, arrasaban.

La primera reunión en la Biblioteca Nacional(2) fue un Domingo y muy concurrida.

Fidel y la plana mayor. Casi todos los escritores y artistas. Fidel, a su manera, impresionante dijo:

“Que hable el que tenga más miedo”.

Y era como para no hablar.

Virgilio Piñera, flaco, desgarbado, con su vocwecita irónica, escritor aborrecido por la burguesía, que sobrevivía difícilmente, y que , como José Lezama Lima, no tenía otro compromiso que la literatura, que no aceptaba migajas del poder, ni becas ni botellas; Virgilio, autor de Electra Garrigó, tragedia griega en solar cubano, el coro cantado de la Guantanamera, famosa veinte años después, de Aire Frío y sus cuentos del absurdo, que Borges incluye en su antología, su descubrimiento de lo cubano; Virgilio, que era el miedo mismo pero que tenía mucho valor, contestó a Fidel.

-Doctor Castro, y usted no se ha preguntado, ¿por qué un escritor debe tener miedo a su revolución? Y porque parece que yo soy el que tiene más miedo, digo, ¿por qué la revolución debe tener miedo de sus escritores?

En este clima fue el tono de la primera reunión; Fidel, al convocar para el otro domingo hizo mi retrato de ausente, diciendo de “arrogantes que debían de estar y no estaban”. Si mi ausencia era una protesta, tenía que ir a defender mis puntos de vista. Combatir aun si me sabía pededor.

La Biblioteca tenía aire de tribunal.

Arriba, alta, la tribuna presidencial, Fidel y todos los otros. Parecía un Presidium.

Ordoquí, Carlos Rafael Rodríguez, La Buchaca, Dorticós, Hart, Alfredo Guevara, comandantes y doctores.

No parecía aquella una casa de cultura.

Abajo, artistas y escritores. Alguien arriba me sugirió la mesa presidencial, sin mucho calor contesté que prefería estra abajo.

Los acusados, no los acusadores, pensé.

Los de LUNES y los otros. Estaban todos. Lezama Lima, el gran conversador, en silencio. Se veían algunos católicos, compañeros de ruta, algún viejo navegante, como Amado Blanco, que pasaban de la burguesía al “proletariado”. Cuestión de privilegios. Algunos católicos. Viejos y jóvenes y aun los más jóvenes.

Como entrábamos en el socialismo real, que Alfredo Guevara bien conocía, que era el Manuilsky(3) de la cultura. Palabras siniestras y amenazantes:

-Acuso a LUNES DE REVOLUCIÓN de intentar dividir a la Revolución desde el interior, de ser enemigos de la Unión Soviética; de revisionismo y confusionismo ideológicos; de introducir tesis polacas y yugoslavas, exaltar el cine checo y polaco; de ser portavoces del existencialismo, el surrealismo, la literatura norteamericana, el decadentismo burgués, el elitismo; de ignorar las realizaciones de la Revolución, de no exaltar las milicias.

Dijo que PM(4), la película secuestrada y censurada por el ICAIC y defendida por nosotros, era contrarrevolucionaria, que fotografiaban fiesta y blandeguería, no los milicianos y la lucha; que Sabá Cabrera y Orlando Jimenez, sus autores, eran el ejemplo de la ideología antirrevolucionaria de LUNES DE REVOLUCIÓN. Ataque en toda la línea el de Alfredo Guevara. Solapado, burócrata, frustrado, maquiavélico. Camarada de Raúl desde Praga, amigo personal de Fidel, de la Universidad, México y Bogotá. Estaba allí siempre, donde el partido le decía de estar. Bien protegido, fuera de peligro.

Era el hombre que el partido introducía en todas partes: Universidad de la Habana, 26, cine.

Especialista en espionaje y trabajos sucios. Infiltrado en Nuestro Tiempo, sociedad cultural que habíamos fundado por los años 50, voz y casa de la nueva generación…Nuestro Tiempo era vanguardia en el arte, en el teatro, la música, y aspiraba a sacudir la conciencia juvenil de forma amplia y no sectaria.

Y que el partido y su infiltrado Guevara dividieron y paralizaron ofreciendo viajes a países comunistas. Quitándole agresividad artística y política.

De allí, del ala de Guevara y el partido, saldría Marcos Rodríguez(5), a quien se ordenaba de espiar al Directorio y se prohibía tener allí manifiestos contra Batista.

El mismo trabajo Guevara lo hizo en la Universidad y en el Grupo de Praga.

Cuando la lucha contra Batista se pone dura, Guevara espantó la mula para Mexico, apendejado, y los duros quisieron expulsarlo del partido; Carlos Rafael, Ordoquí y la Buchaca, dijeron: Alfredito no se toca…

…Mientras Guevara acusaba a Revolución, Lunes y a mí, no podía reprimir la indignación…

…Era seguro que no hablaba por boca suya…Me acerqué a Fidel y le dije: “Me reprochas no pedirte nada. Pues ahora te pido que al comenzar la sesión, repares una injusticia cometida ante tus ojos. Que REVOLUCIÓN intenta dividir la Revolución desde dentro. Una acusación tan grave y calumniosa no puedes avalarla con tu silencio”.

Fidel movió la cabeza y no dijo ni sí ni no.

No me hice ilusiones que mis palabras tocasen a Fidel. Era una forma de saber lo que pensaba. Fidel no se levantó, ni dijo esta boca es mía. Y entonces comprendí que no era Alfredito quien acusaba a Revolución, era Fidel

 

 

Notas de elbalserosuicida:

  • (1) LUNES: Se refiere a Lunes de Revolución que dirigía Guillermo Cabrera Infante, suplemento cultural del periódico REVOLUCIóN, fundado y dirigido por Carlos Fanqui que vió la luz en 1957 de forma clandestina hasta el triunfo de la revolución en 1959 en que fue el primer vocero de la revolución comandada por Fidel Castro. La independencia relativa que Carlos Franqui le dio a Revolución y junto a Cabrear Infante a LUNES, los condenó a ser eliminados en la primera oportunidad por Fidel y sus incondicionales.

 

  • (2) Las Reuniones en La Biblioteca Nacional de 1961: Se refiere a las varias reuniones convovadas por la plana mayor de la revolución que dieron lugar al punto de inflexibilidad con los intelectuales que culminó con las llamadas Palabras a los Intelectuales de Fidel Castro que se han dado en resumir en la frase “Con la Revolución Todo, Contra la Revolución, Ningún Derecho”.

 

  • (3) Manuilsky: Dmitri Zajárovich Manuilsky, político ruso. Estudió en la Universidad de San Petersburgo. En París estudió Derecho en la Sorbona; al estallido de la Revolución bolchevique (1917) regresó a Rusia y entró a formar parte del Partido Comunista. A partir de 1924 fue llamado para formar parte del komintern. En la década de los treinta fue profesor en la Escuela de Guerra de Lenin, en Moscú donde anunció su plan de ataque en el caso de que Estados Unidos se resistiera a la conquista mundial del comunismo. Consideraba que la guerra entre los mundos comunista y capitalista era inevitable y afirmaba: “lanzaremos una espectacular campaña de paz. Los países capitalistas, decadentes y estúpidos, cooperarán en su propia destrucción. Aprovecharán la oportunidad de ser amigos. Tan pronto su ejército esté desarmado, les aplastaremos con nuestro puño”. Manuilsky supervisó las purgas de Stalin en el aparato del komitern y en los partidos comunistas extranjeros, como las llevadas a cabo en España, Francia, Alemania y el Oeste de Ucrania. En 1943, las purgas se completaron y Stalin necesitaba una muestra de voluntad para entregársela a los aliados occidentales. Disolvió el komitern y nombró a Manuislky ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania (1944). En 1950 fue forzado a jubilarse; murió en Moscú nueve años más tarde.

 

  • (4) PM: Película cubana de 1961 dirigida por Sabá Cabrera Infante y Orlando Jimenez Leal. Fue la primera película censurada por la revolución y “engavetada” por el Instituto Cubano de Artes e Industrias Cinematofráficas (I.C.A.I.C.), fundado y dirigido por Alfredo Guevara. La repercusión del hecho, fue unos de los motivos de las Reuniones en La Biblioteca Nacional José Martí decididas por la plana mayor de la revolución para acallar las críticas de los intelectuales cubanos y sumarlos al carro de la revolución a la fuerza. Estas reuniones son el inicio de la censura y la eliminación de la libertad de expresión en la Cuba de Fidel Castro.
  • (5) Marcos Rodríguez: Acusado de ser el delator de los dirigentes estudiantiles del Directorio Universitario que fueron asesinados en Humboldt 7, José Machado, Fructuoso Rodríguez, Juan Pedro Carbó Serviá y Joe Westbrook que habían participado en las acciones del 13 de Marzo de 1957 en la Habana, fue encausado por un tribunal revolucionario en 1964 y fusilado sin dilación.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: