Historias de Balseros, el “Boquete” de Guantánamo94.

Los cubanos son un desastre, doquiera van cambian el lenguaje e incluso sin ir a ningún lado también lo hacen. Pregúntenle a Cuba, a la Isla, en el pueblo de Camajuaní, o en Boquerón, en Matanzas, o en Bolondrón o en las grandes urbes, en La Habana, en Santiago, de Cuba, y de Compostela burgo de Las Vegas.

Aunque hay quienes dicen que esto ocurre con todos los pueblos e idiomas, nuestro español ya no se sabe de dónde salió y cada día es peor. Pero lo terrible es que lo “vacilamos”. Y no me refiero al vacilar del diccionario, de La Real Academia de la Lengua Española, que significa dudar, titubear, etc. Vacilamos, gozamos,  el poner nombretes a los socios, a los “cúmbilas” y “ecobios”, en coger el idioma y destrozarlo, nos divierte. Por eso existen tratados sobre el “Hablar Popular Cubano”.

Como si fuera una gracia, hay quienes han hecho tesis universitarias, doctorados y otros títulos, hablando de la “habilidad del cubano” para descubrir nuevos nombres y reformar los viejos, para hablar de forma vulgar y grosera y hasta se dice que están de moda las malas palabras y que está bien esperar que el lector se ofenda, o se deleite, cuando decimos una palabrota.

Muchos de los libros de cubanos, más exitosos  en el extranjero, son bien groseros y utilizan un lenguaje sucio y Zoés, Trilogía Sucia de La Habana, y otros relatos, por ejemplo.

Guantánamo no fue la excepción. Allí aprendí muchas cosas nuevas. Y allí conocí “el Boquete”. Cuando el buque nodriza nos desembarcó en Guantánamo ya conocía varias palabritas aprendidas en la Balsa, pero en la base me quedé ano-nadado.

El “Boquete” es un término carcelario, de las prisiones de Cuba, y que en Guantánamo designó no a un hueco grande en un muro o pared, como debe ser, sino  al comedor o al lugar donde se distribuyen los alimentos. Y Guantánamo, o sea, los campamentos de balseros en La Base Naval, eran considerados por mucha gente de afuera y de adentro como una cárcel. Como me rectifica Ernesto Clavelo, en las cárceles en Cuba se le dice “boquete” al hueco en el comedor por donde te “tiran la jama”, pero en Guantánamo el término se extendió para designar el comedor o el lugar donde se repartía la “iria”.

Así, se decía:

“- Me voy al Boquete a ver si resuelvo una jama”.

“-  El Boquete está encendío, no hay quien trabe el condumio, voy a esperal que se pire el mundo”.

“-  El Nagüe se hechó a malanga en el bolsillo y se levantó la mandancia del Boquete y ahora hay que tocarle de los tres el más largo”.

” – A Ismael le partieron la tarjeta del Boquete y el conato que se formuló  en la tent fue de ampanga, está osorbo completo, los negrones allí le querían coger el inán”.

En el Boquete era donde repartían el almuerzo o la comida caliente que el ejército americano le ofrecía a los balseros. Como se sabe, en los campamentos de la base vivíamos en carpas o tiendas de campaña y cada una tenía un jefe designado por los balseros ocupantes, que era el encargado de recoger temprano en la mañana el desayuno, al mediodía el almuerzo y en la tarde la comida.

El Boquete estaba en una carpa mayor a la entrada de los campos y a la vista de la comandancia militar norteamericana, generalmente pegado a la cerca y que permitía el traspaso de los alimentos desde afuera del perímetro ó a través de las cercas hacia adentro del campamento.

En los primeros días de esta oleada, estamos hablando de la segunda mitad de agosto del 94, el Boquete se dedicaba sólo a repartir los paquetes de HDR Humanitarian Daily Ration ( ración humanitaria diaria, regalo alimenticio del pueblo de los Estados Unidos de América ) que fue la primera comida que nos dieron en Guantánamo.

La primera imágen de comida en la base que tengo fotografiada en mi cabeza o “videada”, como dice Malcolm McDowell en A Clockwork Orange, es la del Bacán, en la oscuridad de la tienda de campaña la noche del 25 de agosto cuando llegamos, empinándose un paquete de Peanut Butter y diciendo:

” -Cojo…llo…, Qué rico el queso este…..” y chupando por un boquete que le abrió con los dientes al sobre de mantequilla de maní, que nunca imaginó, ni tampoco nosostros, que esa cosa existía en el mundo, a pesar de nuestros 30 años.

La Mantequilla de Maní existió en Cuba antes de 1959, pero como la mayor parte de los alimentos en algún momento se “perdió” ( algunos dicen que se fueron en balsa ) de las tiendas, bodegas y de la dieta nacional, para pasar a ser alimento de una exclusiva parte de la población, digamos de la más exclusiva, que por sus sacrificios en instaurar una revolución socialista, pues se la merecían. La gente común del pueblo, no sabían siquiera que existía, por lo menos hasta 1994 en que muchos salieron del país y no precisamente buscando este alimento protéico, sino uno mejor que alimenta el espíritu y el alma.

La mayor parte de los balseros que recibían su primera HDR salían gritando: ” – Cogí cajita”, parodiando la frase impuesta en la islilla cuando se iba a alguna fiesta y al regreso te preguntaban si el guateque había estado bueno. Si la respuesta era afirmativa se podía oir un lacónico “- Cogí Cajita”, recordemos que la cajita era una pequeñita, de cartón que traía: un pancito con pasta de bocadito, una croquetica, un pastelito y una lasquita de cake, a veces, con suerte, una cucharadita de ensalada fría que, a veces, estaba agria. En algunas ocasiones el grito de -! Cogí cajita! podía ser señal, si lo acompañaba una amplia sonrisa, de felicidad, que la fiesta había estado por todo lo alto y que la cajita estaba premiada.

Los HDR estaban preparados por el gobierno americano para casos de desastre humanitario, alguien nos dijo después que ya los habían repartido en África a millones de desnutridos, y según la información nutricional de las cajitas, sus ingredientes o componentes deben estar listos para comer sin necesidad de preparación o cocción.
La bolsas de HDR contenían al menos dos alimentos fuertes y artículos complementarios suficientes para proporcionar una dieta equilibrada, adecuada para sostener a un individuo por un día, con los requisitos mínimos nutricionales establecidos por las regulaciones del gobierno americano. Los platos principales y los elementos complementarios podían incluir productos lácteos, sin embargo las cantidades de leche, no deberían exceder los niveles considerados aceptables para las personas intolerantes a la lactosa.

También incluían pan y productos de grano, como cereales enriquecidos y galletas, postres basados en leche, pan de frutas y salsas de fruta, que pueden ser fácilmente digeridos por adultos y niños.  También hay productos prohibidos, descritos como alcohol y otros que no se incluyen en estas cajas de HDR y por último hay que mencionar que la bolsa contiene no más de 2200 calorías, para evitar sobrealimentación y cumplir con regulaciones de salud adecuadas e internacionales.

Los HDR que comimos en Guantánamo traían desde el principio 2 paquetes de alimento principal que eran:  uno de Lentil Stew o lentejas estofadas y otro de Black Beans and Rice que era como un potaje de frijoles negros revolcado en arroz, platos que al estar frios y llenos de grasa, fueron al principio muy apetecidos, pero después de cuatro días, los cubanos inconformes, que son casi todos y ahora con libertad de expresión, comenzaron a gritar que “…aquella mierda sólo servía para tirarse los caldos más apestosos del mundo”.

Además las “cajitas” o el “paquete” traía un pan, dos galletas de vegetales, crujientes tipo biscocho, un sobre de mantequilla de maní, un sobrecito de mermelada de fresa, un pastel de fruta o lo que se conoce en inglés como pop-tart, que en los campamentos no se podía tostar, y un paquetico de accesorios que traía una cajita o librito de fósforos, sal, pimienta y azúcar, un sobrecito de pimientos rojos deshidratados, una toallita de olor libre de alcohol, un rollito de servilletas y finalmente, una cuchara plástica.

Unas veces uno de los platos principales era sustituido por otro de  Tomato Sauce o salsa de tomate que ayudaba enormenmente a fabricar las flatulencias que inundaban las carpas y que llevaron a más de una bronca entre los balseros confinados y condenados a la desidia humana.

Las HDR trajeron a Guantánamo varios efectos. Fueron por una parte la solución inmediata a los problemas de alimentación de una población hambrienta después de días en el agua y años de libreta de racionamiento. Por otro lado hizo que algunos nos percatáramos que los cubanos de 1994 llevábamos tiempo en Cuba sin alimentos fuertes en proteinas, pues lo que comenzó a ocurrir al segundo día de las HDR fue una batalla campal a pedos en el campamento que aquello parecía una guerra con bombas químicas, amén del ruido ensordecedor que provocaba dicho bombardeo de un catre al otro, en medio de la noche.

La cosa se puso tan mala que provocó rupturas de amistades hermanadas por días de sobrevivencia en el mar y más de una fajatera por falta de respeto entre los “aseres”, que no permitían la falta de respeto de un “pestífero” y “defondá’o” , que al pasar le sonara una trompetilla en la cara, con el orificio de defecar, mientras el reposaba los “lentil estiu” a las dos de la tarde, recostado plácidamente en su catre de lona verde.

Las huelgas que se formaron a principios de septiembre en los campamentos, no eran sólo por los cigarros que se cambiaban en aquel momento a:  uno por 15 cajas de Lentil Stew, sino también por la petición de los balseros para que el ejército de los Estados Unidos de América se llevaran las cajitas amarillas, los HDR, y se los espantaran a los hermanos africanos, como donación ahora de los balseros cubanos, y nos ofertaran una comida de mejor sabor y que produjera menos peste, después de la digestión.

Por suerte, el Departamento de Estado ordenó al Army, a los Marines, y a la USAF que urgentemente nos cambiaran, a los cubanos de Guantánamo, los HDR por los MRE, la comida del ejército, para evitar que los cubanos abrieran en el medio de la base un enorme BOQUETE producto de una múltiple flatulencia colectiva.

GilbertoGutiérrez/marzo/8/2010.

31 comentarios

  1. Pero como me he reido con esta Histroia de los balseros (que lo vivistes en tu propia carne) Eso de la flatulencia es de coger balcones y que se lo iban a donar a los africanos, primo, definitivamente somo “unicos” de un mal sacamos un tema de diversion, asi somos, aunque nos critiquen : “una raza aparte”

    • Prima:
      Quizás lo que no se ha llegado a pensar del todo que Guantánamo fue una historia, como todo en la vida, que unas veces se desarrollaba como comedia y otras como tragedia. Me alegra te haya gustado. Espera la próxima sobre las MRE o cajitas carmelitas, pero no me preguntes cuándo, el tiempo me lleva de prisa y a veces comento con balseros que quisiera otros dos años en La Base para escribir un poco.
      Besos.

  2. Gilbert, si de leer y enriquecer nuestra historia con minusculos detalles y colmar de delicioso sabor se trata , he aqui un ejemplo,esa manera de decir tan cubana,pero tan cierta,tan jocosa pero tan seria,tan cruel pero tan tierna ,te hace merecedor de muchos halagos,lo que escribe es digno de ser leido,al menos,por todos los cubanos,pues que alguno se lo pierda,no seria justo,seria como dejarle en blanco una parte de nuestra historia…me quedo siempre con un sabor dulce -amargo ,porque cuando se habla de Cuba y los cubanos mientras no halla libertad es lo que siento,pero siempre que te leo,cuando llego al final,quisiera comenzar de nuevo o saber que hay algo mas que leer tuyo de los cubanos, eso me hace sentir orgullosa de serlo, porque solo los cubanos somos asi,autenticos y apasionados.

    • Mayra, demasiados elogios para una narración aceptable, te lo agradezco pero realmente tu comentario refleja más tu cubanía y tu sensiblidad que lo que la propia narración recrea. Eres tu, tus sentimientos, tu amor por Cuba y por tu lenguaje, tu nostalgia por tus compatriotas y tu amor por tu patria, lo que te hace ver un poco más allá de lo que se cuenta, saborearlo y disfrutarlo, te felicito por eso.

  3. Now this reminds me of another word from the camps, and of course Cuba…

    CALDOSA.

    Any comments?

    • También se hicieron caldosas con los Lentil Stew, Tomato sauce y trozos de Iguana o Jutías, Hubo que restrigirle a los balseros las cacerías de estos dos últimos ingredientes, pues por poco acaban con la población vedada de Guantánamo.
      Gracias Betsi, por tus palabras.

  4. […] El balsero suicida: Historias de Balseros, el “Boquete” de Guantánamo 94. […]

  5. Me he reido mucho,somos unicos,algo asi vivimos los de el mariel como yo en los campos de refugiados,pero nos dieron esas comidas MRE por solo 2 dias,a mi y a 25 mil mas nos llevaron a un campamento militar en Pensilvania , al tercer dia ya estaban los comedores con comidas que nunca habiamos visto pero hecha fresca y muy rica,de todo tipo,diferentes platos fuertes,un bar de ensaladas ,diferentes postres,yogur ,helados y la leche salia de una caja de metal con una manguerita ,super fria y riquisima,parece mentira han pasado 31 annos.Saludos desde New Orleans.

    • Saludos a ti Mirabal y gracias por tus palabras y recuerdos, sabemos que también ustedes la pasaron dura, siempre hay momentos buenos y malos, es bueno que recuerdes aquí algo bueno. Un abrazo y lee aquí en el balserosuicida, El Sueño de la Calabaza de Enrique Morató, sobre su viaje cuando el Mariel.

  6. Gilberto, no te imaginas cuan necesarios son estos escritos tuyos para que de alguna forma no se pierda en el tiempo aquella experiencia que a algunos nos toco vivir en Guantanamo Bay, muy util y necesario tu empeno en estos detalles ya que la mayoria pensaba que los balseros por aquellos dias ya estaban gozando de la abundancia y variedad de los alimentos en USA, cosa muy lejana a la realdad de las “Cajitas Amarillas” que alguien menciono estaban disenadas a los paises africanos que sufrian severa hambruna en aquellos dias.

    • Así es socio, por culpa de esas cajitas estamos de gorsos ahora, deberíamos demandar al gobierno por eso.
      Un abrazo y nos llamamos by cel

  7. Recuerdo que la gente cazaba jutías e iguanas, y no por hambre.
    Los guardias advirtieron que matar una iguana sería multado con 25 000 dólares; y lo tiramos a relajo. ¿Quién coño tenía esa plata en Gitmo?

  8. Del boquete:
    Pablito y su novio estaban romanceando detrás de unos tubos de agua apilados a un lado del Camp Golf; cuando vieron que quienes traían la comida al campamento (balseros también, del “Romerillo”, La Habana) estaban pescando los chorizos del arroz y llenándo bolsas; así siempre el “arroz con…” perdía su apellido y terminaba “arroz pela’o antes de llegar al “Boquete”.

    La “iniciativa” de los negrones del Romerillo la publiqué en el periodiquito local, y los “boqueteros” me andaban buscando para darme una paliza, al grito de guerra: ¡PolO es un singa’o!

  9. Gracias por el articulo. Me hizo recordar los “buenos tiempos”.

    Solo quisiera añadir que la Base de Guantanamo, ayer y hoy es el territorio mas libre de la isla de Cuba.

    saludos

  10. Compartimos el mismo criterio. Un abrazo.

  11. Gilberto me he reído cantidad con la historia.gracias por hacernos saber a los cubanos,las penurias y a la vez los buenos momentos que exige la emigración.He reído, pero a la vez me ha entristecido todo el relato.Pero los cubanos somos así, nos lo tomamos todo a risa..pues no nos queda otra!!!..Gracias y sigue escribiendo, pues el próximo post lo espero ya con ansiedad..

  12. Mamina, este post era viejo, leiste La Bomba del Yara y Los Gemelos del Infierno que son los dos últimos?
    Un abrazo.

  13. El cubano en medio de tantos problemas y a pesar de todo, no ha perdido su sentido del humor. Descubro tarde tu Blog pero es excelente, me iré poniendo al día poco a poco. Gracias!

    • Gracias a ti una vez más Tenchy, nos alegra que pases por aquí y más recibir tus palabras de aliento, también tus acotaciones y tu crítica, gracias a personas como tu podemos mejorarlo, lo hacemos con mucho esfuerzo y con poco tiempo, quisiéramos atenderlo más y mejor, en nuestro apuro se nos van muchos errores indeseados y necesitamos quien nos lea y nos enmiende la plana.
      Un abrazo.

  14. Que vá hombre gracias a tí !!! talento y humildad son dones raros en los tiempos que corren. Ustedes dicen bien, hacen reir y sobre todo mantienen la memoria desde un punto de vista muy personal. Eso SE AGRADECE!
    Nosotros nos conocemos pero no sé si me recordarás y no es precisamente del Yara, aunque yo era una Yarista empedernida en tiempos de Festival. Creo es de la UH o del Pre… ya pasaron tantos años. Yo te recuerdo delgado y de cabellos rojizos, tal vez con pecas también? Usabas unas camisas de cuadros azúles jajja Vaya que detalles tontos. Pero ahora he visto una fotografía tuya y creo recordarte. Un abrazo

  15. Brother como me gusto’ tu relato del “BOQUETE”…leyendolo me parecia q estaba alli’…
    yo recuerdo q mis amigos y yo ya despues tarde en la noche nos ibamos pa “EL BOQUETE” a escuchar music en una grabadora q un marine nos regalo’…eramos unos ninos con su juguete…gracias mi friend !!

  16. Hermano como me he reido, ya no recordaba las cosas del Vacan, sobre todo las ocurencias la hora de la comida, las noches jugando tri-par con los cigarros que eran la moneda circulante, las comidas improvisadas para mejorar el sabor the los HDR. y las ocurrencias de hacer bombas con los calentadores de raciones que venian en los paquetes de comida.

  17. Muy buena la historia, increiblemente asi mismo fue,pero ademas de flatulencia,las cajitas amarillas daban diarreas y los baños plasticos que nos pusieron, ya estaban saturados que poco falto para que los clausuraran porque ya la porqueria llegaba al techo.Despues las cambiaron por las carmelitas, que estaban mejores y con esas lo que muchos haciamos era recolectar todas las carnes de los paquetes y hacer una caldosa, que en ese tiempo ya nos habian asignado un lugar para prender fuego. Eso era de locos pero con todo el trabajo que pasamos, fuimos felices sabiendo que teniamos mas esperanza de estar en libertad pronto.

    Sin mas, una balsera de guantanamo.

  18. http://www.facebook.com/pages/Balseros-Cubanos/316410021331?ref=ts
    Aqui encontraran mas recuerdos y fotos de nuestro Exodo.

  19. No hay que olvidar la cajita del ejercito americano….tenia 12 tipo menu…y 2000 caloria…/esto para entrenamiento o para gerra/ Esto les gusto mucho mas..y algunos menus cambiaron por cigarillos…..y los cartones y con esto hicieron muebles……

  20. mE RECUEROD EN EL cAMPAMENTO kILO (iNDIA Y gOLF) LA CAJITA QUE SE CALENTABA Y LO UTILIZABA COMO ESTRUENDO. TAMBIEN EN EL GOLF EL PALADAR QUE ESTABA POR LOS BAñOS QUE IBAN LOS MILITARES ALMORZAR. JUTIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: