Historias de Balseros II

Cartas desde Guantánamo: ¡Cómo me fuí en Balsa! (segunda parte)

escrito por GilbertoGutierrez/Noviembre de 1994.

 

…Un  Sol,  rojo, difuso y brillante al amanecer, a las 6 y  30 de la mañana de ese 20 de Agosto, remamos con fuerza al este,  y al despejarse la penumbra, tropezamos con el primer peligro del mar desconocido…

Entre el Morro y el Capitolio / photo by GilbertoGutierrez

Rumbo nor-este y en camino hacia la Bahía de La Habana, hacia el Morro, se nos abalanzaba un carguero mercante que no sabíamos si nos vería contra el sol. Estábamos justo entre el barco y la entrada de la Bahía, y nuestros temores se convirtieron en pánico cuando nos percatamos que 30 nudos en el mar es una velocidad considerable si se dirige hacia ti, cuando tus remos y tus molleros sólo le sacan al Mar  2 ó 3 nudos por hora.  Nos aterrorizamos y decidimos al instante remar rumbo norte para salirnos del camino del mercante que se nos acercaba increiblemente rápido. El oleaje de esa hora era pequeño, pero molesto  para remar en contra viniendo del norte hacia la costa de la Habana y rompiendo en el Malecón con leve furia.

Remamos fuerte mientras oíamos la sirena espeluznante en repetidas ocasiones, lo que  nos aseguraba que el barco nos había divisado y nos preguntábamos por qué los hijos de puta no frenaban aquel demonio. Remos y remos, violentamente al norte. El sudor rodaba copioso por toda la piel del cuerpo, de la cabeza hasta mezclarse con el agua salada en las nalgas y los muslos.

Para continuar leyendo:

!Cómo me fui en Balsa! , está ahora disponible en  formato digital para Tabletas, PC o Dispositivos Móviles en los siguientes enlaces:

Barnes and Noble/ NOOK   y    AMAZON.com/ Kindle(próximamente)

 

31 comentarios

  1. QUE BELLA Y ATERRADORA HISTORIA……..

  2. Muy bueno, Balsero, pero coño, paraste cuando ya iba a comenzar a comerme las uñas.
    Si, ya se, tengo que esperar por la proxima parte, no hay problema, hermano. Te felicito por este relato.

    • Reinaldo, no me consideres un falta de respeto, sencillamente en Guantánamo no había mucho que hacer al principio y cuando le escribí la carta a mi hermana, tenía tiempo de sobra, además realmente la historia era más larga y no ocurrió solo en un día, es difícil por demás ser sintéticos cuando no sabes cómo contar las cosas. La carta la he dividido porque no tengo mucho tiempo para teclear y para no cansar , así que discúlpenme por ello. Gracias por esperar y por el interés
      Un abrazo.

  3. Muy buena la segunda parte también. Me he quedado…..en supense. Espero leer la siguiente cuantos antes.
    Saludos

  4. Carajo….una talla de testiculos que yo no tendria. Gracias. Espero la 3ra.

  5. QUÉ VALENTÍA ARIELILLO,ME TIENES IMPACTADA.ESPERO LA OTRA PARTE

    • Cary:
      nosotros somos así, lo mismo nos tiramos en balsa que en remolcador… Espera, que ya verás..
      Saludillos.

  6. Gilbert como nos quedamos las madres en espera de noticias …….que angustia vivimos …………..
    un beso para ti

  7. Mira habemos un grupo de amigas esperando siempre la proxima parte y por supuesto despues los comentarios en grupo
    Me satisface que hayas puesto al alcance de todos esta narracion de forma tan real
    Hazle llegar mis saludos a Ariel, y recibe los mios y de Uven
    Te esperamos en la proxima, no tardes

    • Yola:
      saludos a las amigas y logra que comenten aquí. Dale un abrazo a el Uvén y un beso para ti del Gilbert y mio.

  8. Fumando espero…….
    Ivan

  9. Gilbert,que buena esa historia,mi travesia fue parecida lo ultimo que vimos de cuba fue el faro o la llama que hay en Santa cruz.

  10. Ñooo! Me dejaste con los pelos de punta! Me parece que estaba viviendo eso…de nuevo!.
    Espero por la tercera parte.
    Un abrazo,
    Andresito.

    • No vas a leer la tercera hasta que no me invites a ese restaurante que me prometiste, … que aquí nadie escribe de gratis. Espero por ti….

  11. Balsero, releyendo tu relato, me ha dado por pensar.
    Si tenian un camion para mover la balsa, ¿no se les ocurrio que tirandola por la zona de Santa Cruz se ahorraban unas cuantas millas de navegacion?
    Claro, yo se que a veces es dificil moverse en Cuba, quizas sea porque yo soy de esa zona, pero nunca se me ocurriria tirarme por otro lugar que no fuera el area entre Santa Cruz y Matanzas, que son las mas cercanas a los cayos de la Florida.
    Bueno, Varadero seria lo ideal, pero alli si que debe ser dificil que te dejen ni siquiera pegarte, aunque segun me dicen, en el 94 todo fue abiertamente y ni la policia se metia en eso.
    Me gustaria que nos explicartas como fue que decidieron el lugar para tirarse.

    • Reinaldo, me cogiste en el invento, ya sabes que todo lo inventé….ni soy de esa zona ni nunca estuve en Santa Fé ni….siquiera soy cubano…, soy Angolano, lo que pasa que estudié en la Isla de la Juventud hace años y me dió por escribir ese invento de los balseros, obrigado, ……..
      Contra, taengo el negro monta’o…
      No, Reinaldo, es una broma pesada mía….
      Realmente me has hecho una pregunta importante para conocer el fenómeno de los balseros y las balsas y la locura que se armó en Cuba en ese y otros períodos anteriores y posteriores. Lo que tu acotas tiene mucho sentido si se hiciera a motor, por aquello de Pitágoras que la distancia más corta entre dos puntos es el arco de circunferencia que los separa, lo que se cumple perfectamente en una trayectoria desde Santa Cruz o Varadero hasta, creo que Cayo Hueso, pero para los balseros habaneros, que salían a remo y/o vela, eso no tiene sentido y no creo que por inteligentes, conocedores de navegación o listos. Parece que eso era algo aprendido empíricamente por años de fracasos y victorias balserísticas. Definitivamente ya muchos conocían que de Oeste a Este corre la llamada Corriente del Golfo y que bordea a la Florida desde el Golfo de México, se pega al sur del Estrecho de la Florida (lo más cerca de Cuba) y corre al Este-Noreste, desde más o menos Santa Fe, la Habana y Playas del Este y finalmente Santa Cruz , hasta los cayos de la Florida y se eleva pasando por la costa este de la Florida y dicen que llega hasta casa del caraj…, bueno para un balsero no importa hasta dónde llega. El hecho es que el temor de muchos balseros sin motor, ( que en esa época eran la mayoría a diferencia de los años posteriores a 1994, después de los acuerdos pies secos-pies mojados, que irónicamente provocamos nosostros, matando así a los verdaderos balseros y convirtiendo a la emigración cubana en lancheros a motor, aunque se les da el nombre genérico de balseros ), era que la corriente del Golfo los tirara para el Atlántico y nunca pudieran llegar, no solo a la Yuma, sino que nunca llegaran con vida a costa alguna. Esto no es una teoría descabellada, ocurrió en incontables ocasiones, algunos recalaron en la cayería norte de las Villas y Camagüey , lo que se conoce como archipielago de los Colorados y el de Sabana-Camagüey, más conocido por Los Jardines del Rey. Pues bien en toda esa cayería del noreste de Cuba derivó más de un desdichado balsero, y algunos pisaron tierra o mangle gritando: !! LLegamo a la Yuma, la Hicimo!!!…., para encontrarse con los reclutas de 16 años de Tropas Guardafronteras que no entendían quienes eran los naufragos y que muchas veces pensaron quer eran cubanos-miamenses que se escapaban del norte revuelto y brutal que los desprecia.
      La síntesis me persigue pero yo soy más rápido…Tengo que irme al trabajo, en fin, todos pensábamos que más al Oeste te permitía derivar menos al Atlántico y disminuir las posibilidades de error, además cuando nos tiramos en el inicio de la crisis, tu planificabas algo todavía en silencio y vigilamos el puesto de Guardafronteras de Santa Fe desde donde salían las Griffinns Rusas,, demoraban 2 horas en volver, pero en el 18 de Agosto habían dejado de patrullar y ya no tenía sentido huirles al Norte. Tmbién los camioneros no podían ir a cualquier lado, etc. Tema largo, preguntas??
      Un abrazo

  12. Muy bueno, de verdad, es importante contar estas historias, incluso para quienes están en Cuba, para los jóvenes, no me gustaría que nadie corriera otra vez riesgos semejantes. Gracias.

    • Paquito:
      Realmente me siento honrado de que sigas esta historia, y yo también creo que es importante contarla, una locura realmente, que como dicen en los anuncios de la televisión norteamericana: “Este comercial ha sido realizado por actores y dobles profesionales, no trate de imitarlo en Casa”.
      Los acuerdos entre Estados Unidos y Cuba de Septiembre de 1994 llamados ” pies-secos-pies-mojados” acabaron con los balseros. Ya nadie se va a remo y vela, y es posible que difícilmente se repita.
      Saludos y gracias a ti por leer y comentar.

  13. Pues, efectivamente, me ocurrió lo mismo que a algunos de los “comentaristas” anteriores: me quedé en vilo, esperando la continuación.
    El párrafo dedicado al color azul del mar tiene una inmensa fuerza poética.
    Se trata, en sentido general, de un relato con todas las de la ley, con fuerza descriptiva y un suspenso in crescendo.
    Sigue adelante, Gilberto. Y gracias.

  14. Gracias a usted Master

  15. Magistral descripcion de las vicisitudes de un balsero. Ansioso y a la espera de la continuacion.

  16. Me gustaría algun día poder narrar mi historia de balsero como haces esta, me gusta escribir, pero no coloco muchos detalles, siempre lo hago muy corto y sin los hermosos detalles de la trajedia.

    Gracias. En mi página bloger tengo algunas pequeñas cositas de mi vida como balsero.

    http://primochuchi.blogspot.com/search/label/balseros

    • Chuchi:
      Gracias por tus palabras, pero no creas que por ser corto no es mejor. Fuera de bromas, a veces es peor dar muchos detalles o tratar de hacerlo, pues no siempre sale bien, ya leí algo de lo tuyo y me parece muy bueno, a veces a mi se me dificulta la síntesis y te aseguro que es un don que no todos dominan y me molesta no poder hacerlo mejor. Poder sintetizar en una narración es una de las cualidades ideales para un escritor. En el mundo de hoy que no muchos leen largo esa cualidad es muy importante, la gente se cansa de leer y prefieren la síntesis en la literatura. Por otro lado, si escribes más lento, con más tiempo, puedes recordar más y recrearte en los detalles, al final hay que volver a revisar una y otra vez para no repetir información o detalles que hagan cansona la narración , a mi no se me hace fácil, es angustioso y trabajoso, a veces trato de sintetizar y no puedo, es una arte.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: