Dios y los cubanos, o debería ser: los Cubanos y dios.

fragmento de la “Creación del Universo”, fresco de la Capilla Sixtina  por Miguel Angel.

presentado por Ariel Romero

Este cuento que les presento hoy no es nuevo y muchos de ustedes lo deben conocer, sobre todo aquellos que vivieron en la Cuba de los 80s y principio de los 90s. La versión que transcribo aquí me la encontré en un comentario de un blog y me gustó tanto que me puse en contacto con el autor del comentario  para ver si me permitía publicarlo. El autor es un octogenario llamado Rafael Dueñas que como el mismo dice, entre siesta y siesta y esperando a que lo acabe de visitar “la pelona” se entretiene en navegar la internet y hacer sus comentarios aquí y allá, a veces, sin esperar que lo lean o contesten.

Aquí les va el cuento, no es un cuento de Pepito pero vale la pena:

……solo permítame hacerle un cuento que me hicieron en una esquina del Vedado y que tal vez usted, a pesar de no ser religioso deba entender:
Cuando El Señor creó el Mundo hizo a todos los pueblos con dos virtudes y sin querer hizo a ustedes los cubanos con tres virtudes. Los pueblos ofendidos por la injusticia de Dios le reclamaron:
-Señor, ¿por qué nos diste a todos la gracia de dos virtudes y a los cubanos le otorgaste tres, acaso somos menos?
Después de titubear El Señor Dios, recordó su error y les dijo:
-Hijos míos, lo siento, tienen toda la razón, fue mi culpa y ahora estoy ante la disyuntiva de no poder otorgarles otra virtud a ustedes, pues lo que está hecho, hecho se queda y por lo mismo, tampoco puedo quitarle a los cubanos una virtud de las otorgadas, solo que puedo enmendar en algo mi error y es que, ustedes se quedan con sus dos virtudes y los cubanos se quedan con sus tres virtudes, pero los cubanos no podrán ejercer sus tres virtudes de forma simultánea, con lo que tendrán que escoger solo dos de una vez.
Y así todos los pueblos se fueron felices de quedar emparejados en virtudes con los cubanos.
Las tres virtudes que el Señor otorgó a los cubanos son:
1-Ser Inteligentes
2-Ser Honestos
3-Ser Comunistas
Lamentablemente, si eres honesto y comunista: no puedes ser inteligente, si eres inteligente y comunista, no puedes ser honesto y si eres honesto e inteligente, definitivamente: no puedes ser comunista.
Tu escoges compañero.

5 comentarios

  1. Ariel, ya veo que estas aprovechando bien a mis “admiradores” jajaja. En verdad, el cuento es tan bueno, que fue el punto de inflexión en la discusión que sostuve con Rafael en mi blog (debiste darme crédito, al fin y al cabo fui su “inspirador”), a partir de ahí seguimos peleándonos, pero queriéndonos también un poquito.

    • Estás siendo un poquito injusto conmigo. Si te fijas bien la palabra “blog” está escrita en azul y si la “clikqueas” vas a parar a tu blog.
      En verdad no puse el nombre de tu blog porque no sabía si te iba a gustar. La próxima te pregunto. No hay nada más lejos de mí que adjudicarme cosas que no son mías.
      Aunque no he comentado, he seguido tu blog. Siempre te leo cada vez que sacas algo nuevo. Chao, viejo.
      Ariel

  2. Hola, Balsero. Por la zona del mundo en que vivo, y a tono con el cuento ue publicas, se dice que “no ser de izquierda cuando adolescente es no tener corazón, pero no ser de derecha cuando adulto es no tener cerebro.” Mmm

  3. Pues fue cierto lo que Gilbert comento’ hace un momento recordando sobre este cuento convertido en Teorema para explicar en el fondo la misma cosa,me gusto mucho Ariel,como casi todo lo que escribes.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: