TOP SECRET: CONFIDENTIAL PHONE CALL OBAMA-CASTRO

ElBalseroSuicida se complace en publicar el siguiente documento que recibimos de fuente desconocida. No hemos podido verificar la autenticidad, por lo que dejamos a la discreción de los lectores el análisis e interpretación del mismo.

(Primera conversación entre Obama y Raúl filtrada por wikiliks de una fuente del Departamento de Estado de los Estados Unidos)

Traducción:  elBalseroSuicida.

Fascimil White House fINISH B&W

COMUNICACIóN OBAMA-CASTRO

ULTRA-SECRETO

La Casa Blanca.

November/20/2014.

A: Sr. (ilegible, censurado), oficina del consejero presidencial(solo par sus ojos)

Servicio Secreto: Señor Presidente. Totalmente confirmado. En la otra línea se encuentra el

———————————————————

Para seguir leyendo pulse sobre esta línea

Yo apuesto a la democracia. ¿Y usted?.

caricatura por John Digesare.

escrito por Ariel Romero (Enero, 17, 2010)

Fukuyama es conocido sobre todo por haber escrito el controvertido libro El fin de la Historia y el último hombre de 1992, en el que defiende que la Historia humana como lucha entre ideologías ha concluido, ha dado inicio a un mundo basado en la política y economía neoliberal que se ha impuesto a las utopías tras el fin de la Guerra Fría. Inspirándose en Hegel y en alguno de sus exégetas del siglo XX, como Alexandre Kojève, afirma que el motor de la historia, que es el deseo de reconocimiento, el thymos platónico, se ha paralizado en la actualidad con el fracaso del régimen comunista, que demuestra que la única opción viable es el liberalismo democrático, que se constituye así en el llamado pensamiento único: las ideologías ya no son necesarias y han sido sustituidas por la Economía. Estados Unidos sería así la única realización posible del sueño marxista de una sociedad sin clases.
(Fragmento  extraido de  Wikipedia, La enciclopedia libre, artículo: Francis Fukuyama. El subrayado en “negritas” es mío.)

En verdad no sé si Fukuyama tendrá razón o no pero si de gustos se trata ¡Como me gustaría que la tuviera! para estarme riendo dos siglos. A veces pienso que este “narra” americano lo hizo adrede para buscarle las cosquillas a los marxistas.

Conocí y leí El Fin de la Historia en el año 93, en Cuba. Época de período especial y casi 6 años después del discurso de Fidel por el XX Aniversario de la muerte del Che en Bolivia, donde dejó muy claro que de cambios, nada. Los rusos eran los rusos y los cubanos eramos cubanos. Cosa en la que le doy la razón sino  hubiera  vivido 30 años oyendole decir que había que hacer las cosas como los rusos.

Fue la primera vez que leía acerca de una teoría social contemporánea aparte del marxismo. Si ustedes no recuerdan o no son de mi tiempo, en todas las clases de marxismo en la universidad, en carreras que no eran de corte político o social , al final, había un acápite que era: críticas a las teorías burguesas y se daban las críticas aunque no se decía en que consistían estas teorías burguesas. Con peligro de desviarme del tema, me recuerdo del Dr. Dobouchet dando una conferencia magistral a uno de los dptos. de Historia de la Colina y siendo criticado en el análisis de su conferencia por no haber, de alguna forma, relacionado su clase al marxismo. A partir de ahí, Dobouchet en todas los finales de sus conferencias, leía una cita de Marx. Podía ocurrir que leyera: – Marx dijo: – “Proletarios, de todos los países, uníos.”- aunque la conferencia hubiera sido sobre la guerra del Peloponeso.

Aunque ya , yo, no era ajeno a palabras como democracia, libre expresión,  derechos humanos y pluripartidismo, “El fin de la Historia y el último hombre” me empezó a enseñar donde iba cada pieza del rompecabezas pero sobre todo, por eso lo recuerdo con cariño, un momento de libertad en aquella época de impotencia espiritual.

Puede ser que Fukuyama tenga razón o no pero lo que no es discutible es como el mundo se ha ido democratizando. Nuestro mundo, a mi forma de ver, es más democrático que hace 30 o 40 años. No creo que hace 40 años hubiera podido lograr la presidencia un Evo Morales , un Chávez, incluso, un Obama. Muchos dicen que ha sido debido a gobiernos corruptos,en el caso de los dos primeros, pero hace 40 años habían gobiernos tan corruptos como los de ahora y no creo que un cocalero hubiera sido una opción en las elecciones de Bolivia. Lo que algunos ven como un atraso yo lo veo como un avance de la democracia.  Pienso que se están oyendo voces que antes no se oían. El problema, y es algo a resolver, es como estos presidente de izquierda radical, una vez en la presidencia, tratan de violentar todos los mecanismos democráticos que fueron los mismos que ellos utilizaron para llegar al poder.

Viaje desde Masunga en Africa, hasta Alquízar en Cuba

Viaje desde Masunga, en Africa, hasta Alquizar, Cuba.

La Internet, Navidades y el pueblo de mi niñez.

Estación del Tren/foto de Maria Julia Hernández

por Gilberto Gutierrez.

publicado en la revista trimestral Alquizar en el Exilio/ Miami/Oct-Nov-Dic/2009

 

La distancia total entre Masunga, ese pintoresco pueblo de Botswana en el Africa Sub- Sahariana y Alquízar , Cuba es 12,857 kilómetros, que es el equivalente a 7,989 millas o 6,942 millas náuticas. Y ustedes se preguntarán si yo vivo en Masunga, si soy uno de esos cubanos que a fuerza de querer  ver el mundo he sido capaz de casarme con una reyna africana y poder así cumplir el sueño de todo cubano de viajar, que no seré ni el primero ni el último. Seguir leyendo

Ovejas negras de aquí y de allá.

escrito por Ariel Romero

Balseros, los descarriados del rebaño.

Para entender a los balseros habría que entender a la generación de cubanos de la cual forman parte. La generación de los balseros es la misma generación de todos los dirigentes jóvenes, y no tan jóvenes, del gobierno cubano, como los Robainas y los Felipitos, es la misma generación del negro Biset y Antúnez. Es la generación, que quiéranlo o no, va a reemplazar a los dinosaurios de la nomenclatura cubana de una forma u otra.

Son hijos de padres que, en su mayoría, estaban integrados a la revolución cubana. Algunos de corazón y otros porque era la única vía visible para que sus hijos no sufrieran serios problemas en su educación y su vida. Es una generación, que la historia de Cuba que conocen, es la que oficializó el gobierno cubano. Gran parte de ellos estudió en los países del extinto campo socialista y muchos obstentan títulos universitarios por la facílidades que brindaba el gobierno cubano para cursar estudios superiores donde la única restricción era ser “revolucionario”. Recibieron tantas clases de marxismo que muchos de ellos, en ese campo, pueden hacer sentir como estudiante de primer año de universidad a un especialista en marxismo de Harvard.

Fueron la carne de cañón en Africa y cumplieron “misiones internacionalistas” tanto militares como civiles. Sufrieron, como ninguna otra de las generaciones de cubanos, los mazasos inmisericordiosos del lavado de cerebro ideológico del comunismo.

No obstante, todo esto, en el año 94, en un período de pocas semanas, más de 30 000 balseros se lanzaron al mar en cualquier objeto flotante para huir de Cuba.

La formación del balsero tiene que ver mucho con la lucha generacional, así como los Hippies en EEUU son los hijos de los que dieron todo por su país en la Segunda Guerra Mundial, esta generación de cubanos tomó una actitud de indiferencia y acomodamiento hacia las políticas de la revolución. Su baile al son que le pusiera Fidel Castro estaba dado, más, por una actitud facilista, que por una actitud militante. Era su forma de defenderse y sobrevivir.

Todo hubiera seguido, aproximadamente, de esta forma si no hubiera ocurrido la Perestroika en la Unión Soviética y su hija la Glasnot.

Primero tímidamente y después en un torrente comenzaron a llegar, a Cuba desde la Unión Soviética, artículos que no dejaban de criticar la más mínima piedra en la construcción del socialismo en la Unión Soviética, en las mismas revistas y periódicos que antes solo daban loas al sistema soviético. Películas y documentales empezaron a llegar con críticas encarnizadas a todas las cosas que poco tiempo antes eran intocables. Para esta generación de cubanos fue como maná caido del cielo, al fin pensaban que se iba a hacer justicia a su forma de pensar y que los cambios en la sociedad cubana estaban al doblar de la esquina. Cambios, permítanme aclarar, dentro de una sociedad socialista. Cambios que lograran con mayor libertad de expresión y económica, reformas que mejoraran el socialismo, en el cual aún creían.

Era imposible imaginarse que los cambios en la Unión Soviética no iban a ser seguido por el gobierno en la Habana. Desde el nacimiento de esta generación lo único que habían visto era a la Unión Soviética como el ideal de sociedad al que se debería llegar y ahora no veían otro camino que seguir los pasos soviéticos como había sido siempre. Lo único que esta vez el camino soviético era más acorde al ritmo de esta generación y se esperaba con expectativa el momento que el gobierno cubano abrazara los cambios.

¡Qué equivocados estaban! La respuesta de Fidel fue descarnada y demoledora, prohibición total de todo lo que oliera a perestroika, y represión total a todo aquel que defendiera cambios que “minaran los logros revolucionarios” . Inmediatamente empezaron las purgas en los centros de trabajo y estudios y muchos pobres tontos que pensaban que sus opiniones ayudarían a perfeccionar el socialismo en Cuba fueron sacados de sus puestos de trabajo y estudio y condenados al ostracismo.

El desánimo invadió una vez más la sociedad cubana y cuando se pensaba que iban a ver cambios que aflojaran un poco las riendas con las que habían vivido, encuentran que estas riendas se tensan más y los dirigen hacia un futuro de mucha más intransigencia política.

Para rematar, cae la Unión Sovietica y con ella la subvensión de la economía cubana por parte de los soviéticos lo que conyevó a la carestía más aguda que haya sufrido Cuba en toda su historia.

El caldo tenía todos los ingredientes necesarios para producir el éxodo masivo del 94. Si el Mariel marcó el final de la luna de miel entre el pueblo y la revolución, después de los balseros dejaron de hacer el sexo y solo queda un matrimonio de conveniencia.

Los balseros son, de los exiliados cubanos, los que más trabajo han pasado para integrarse a la sociedad americana. Un desconocimiento total de las reglas de las sociedades occidentales y sus únicas referencias les habían llegado por visitas de cubanos del exílio a Cuba que le dibujaban la vida en EEUU de una forma poco realista, de ahí, muchas veces, su desaliento al llegar aquí.

Un vacío ideológico en su forma de pensar , un exceptisismo y desconfianza a todo lo que huela a comprometerse con alguna causa política. De ahí sus choques con el viejo exílio al oír un discurso, que salvando las distancia, se parece mucho al que oían en Cuba.

Toda una vida de penalidades económicas lo hacen poner todo su empeño en lograr solvencia económica lo más rápido posible y un deseo frenético de demostrar a sus familiares y amigos en Cuba (y sobre todo a si mismo) que su decisión de emigrar fue la correcta y lo tratan de hacer ver, regresando a Cuba cada vez que pueden y enviando remesas familiares.

Sus lazos con lo que hay en Cuba son más fuertes que los otros segmentos de emigrantes cubanos. Vivieron y se criaron en aquello por lo que la realidad cubana de hoy no les asusta y le es mucho más cercana que a cualquier otro exiliado cubano de otra época.

La generación engañada por todos, padres, revolución y exílio y que sus respuestas se las tuvieron que buscar y las siguen buscando ellos mismos. Les es fácil en ciertos momentos asentir con la cabeza aunque piensen lo contrario y hacer observaciones que desesperan a los abanderados del exílio.

Así que cuando a la pregunta de que si todos se siguen iendo de Cuba nadie se va a quedar para tumbar a Fidel y oigas la respuesta: Que lo tumbe quien lo puso. Acuerdate de este artículo y perdónalo, es un balsero.