Intenta el Secretario de Defensa Robert Gates acelerar el Programa F-35

 

por Christopher Drew
Miércoles, 3 de febrero 2010
tomado de The New York Times.
El desarrollo del Caza de Combate Múltiple o por su nombre en inglés Joint Strike Fighter es el programa que se esperaba rompiera el molde, la prueba de que el Pentágono podría construir algo asequible, fiable y sin mucho drama.

Pero en lugar de ser el Chevrolet de los cielos, como se le llamó alguna vez, el avión de combate F-35, se ha convertido en el de mayor presupuesto del Pentágono. Y con la creciente preocupación de que el aumento de sus costos podría superar la de otros programas, el Secretario de Defensa, Robert Gates, despidió al general a cargo del mismo esta semana y dijo que había que retener los 614 millones de dólares en honorarios del contratista principal, Lockheed Martin.
La decisión fue una vergüenza para esta compañía, el mayor contratista militar de la nación. Funcionarios del Pentágono dijeron que querían evitar la “ caida en espiral” la causa de muerte de muchos programas de armas, que terminan derrumbándose.

La Fuerza Aérea, la Armada y la Infantería de Marina están planeando comprar más de 2.400 de los aviones. Sin embargo, cualquier retraso podría obligar a gastar miles de millones de dólares en medios de combate menos avanzados para evitar un deficit y terminaría al final disminuyendo los pedidos para el F-35, aumentando el precio de cada avión y obligándo a recortar las nuevas órdenes.
El principal problema, según algunos analistas, es que incluso con las recientes mejoras en las prácticas de adquisición, los militares persisten en la compra de nuevos sistemas de armas.
Lockheed Martin ya ha comenzado la construcción de modelos de producción del F-35, a petición del Pentágono, aunque sólo el 2 por ciento del programa de pruebas de vuelo ha sido completado..

Pero funcionarios del Pentágono dijeron que, dada la rápida evolución de la tecnología, no podían permitirse el lujo de adoptar un enfoque gradual, sin que el sistema se convierta en obsoleto antes de que salga de la línea de producción. Ejecutivos de Lockheed Martin, dijeron que habían recibido el mensaje de reducir el ritmo de entrega y que creían que serían capaces de lograr la entrega de los planos al gobierno antes de lo proyectado.

Daniel J. Crowley, uno de los directores de proyectos de Lockheed Martin, dijo el Martes a la prensa: “Han sido muy claros en la intención de aplicar con nosotros normas más agresivas en los proyectos y tenemos la intención de responder positivamente”.
Mr. Crowley reconoció que el programa, ajustado en varias ocasiones, fue compitiendo en seis meses, trás la última programación. Pero dijo que después de la construcción de los primeros aviones, la compañía había sido capaz de reducir drásticamente la cantidad de tiempo y dinero que cada uno requiere. Lo que les ha dado más confianza de que pueden volver a la pista.
Gates también dijo el lunes que no sabía de “ningún problema insuperable, tecnológico o de otra manera, con el F-35”. Sin embargo, otorgó a la empresa un año más para darles la oportunidad de ponerse al día en la fase de desarrollo del programa y eliminar la lentitud en los planes de producción.

Sin embargo, esa solución es básicamente una apuesta de que la empresa lo va a hacer mejor. El programa, que es con mucho el más grande del Pentágono, se espera que cueste unos US $ 300 millones de dólares, si todos los 2.456 aviones se compran en los próximos 25 años. Ocho naciones aliadas también han invertido en el programa y podrían comprar cientos de aviones adicionales.
Algunos senadores se mostraron escépticos en el interrogatorio del Sr. Gates en una audiencia congressional el Martes. “Todavía estoy preocupado si los servicios que necesite el JSF serán recibidos en el momento en que entre en servicio”, dijo el senador John McCain, republicano de Arizona, en referencia al avión.
Otros senadores criticaron al señor Gates, quien promovió la llegada de los F-35 como una razón para cancelar el programa de los F-22, más costoso, el pasado verano.

Muchas de las preocupaciones se expusieron en un informe elaborado por un equipo de evaluación especial del Pentágono a finales de 2008. El Sr. Gates, dijo en la audiencia el Martes que ya había intervenido para tratar de evitar problemas graves del programa en una evaluación similar efectuada en el otoño.
Ese estudio encontró que el desarrollo del avión se podría retrasar por dos años y medio y un costo extra de $ 16,6 mil millones, si no se hicieran cambios. Gates ha dicho también que sustituyó a la cabeza del programa, el mayor general David R. Heinz de la Infantería de Marina, para mostrar que los funcionarios rindan cuentas,  ” cuando las cosas van mal”.

Cuando se comenzó a pensar en el F-35 a mediados de la década de 1990, el Pentágono se encontraba en la construcción del F-22, el avión de combate “invisible” para combates aéreos más avanzado del mundo, , y aún faltan por comprar de 650 a 750 de ellos.

El F-35, con tecnología “invisible” o hablando en propiedad, con características técnicas que le permite evadir la detección de los radares, puede centrarse más en el ataque a objetivos terrestres. Su creación está dirigida a tres versiones con un núcleo similar – uno para la Fuerza Aérea,  otro para la Armada y un tercero para la Infantería de Marina.

Mientras tanto, los retrasos y sobrecostos de los F-22 se elevaron tanto que hay sólo 187 construidos, los costos proyectados del programa F-35 también se han elevado a 298,8 mil millones de dólares de un cálculo aproximado inicial de alrededor de $ 200 millones.

Contando todos los costos de desarrollo del F-35, actualmente se prevé que cada uno costará alrededor de 122 millones dólares, mucho menos si se compara con los $ 350 millones de dólares que costó cada uno de los F-22.

Otra preocupación es los problemas adicionales que a menudo aparecen en las pruebas de vuelo. Un estudio reciente de la Marina llegó a la conclusión de que el F-35 podría ser significativamente más caro de operar.

Pero el señor Crowley, uno de los altos directivos de Lockheed Martin en el proyecto, dijo que la compañía había reducido en gran medida la escasez de piezas, que retrasó los primeros aviones. Dijo que la compañía estaba hablando con el Pentágono sobre la adición de otro avión en el programa de pruebas de vuelo, y estaba mucho más cerca de los sistemas de acabado sensibles, como el software que opera el avión y sus sensores.

Añadió que era “nuestra intención poder superar las proyecciones para el programa”, lo que permitiría al gobierno comprar más aviones de lo que se esperaba en los próximos años.
Otros Fuentes dela industria dijeron que era probable que el señor Gates nombrara al vicealmirante David J. Venlet, comandante del Comando Aéreo de Sistemas Navales, para suceder al General Heinz en la supervisión del programa.

___
traducción de elbalserosuicida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: